Buena alimentación para controlar y evitar el acné

Aunque depende principalmente de factores hereditarios y hormonales, la alimentación también influye en la aparición de acné. Sigue estos consejos para mujeres y evita el acné.

Más vitamina A: Es necesaria para el buen funcionamiento de las glándulas sebáceas de la piel. Las hortalizas y frutas de color anaranjado, como las zanahorias, los mangos y los albaricoques, aportan betacaroteno, que se transforma en vitamina A en el organismo a medida que este la necesita.

Más zinc: Necesario para el equilibrio hormonal y para el sistema inmunológico. Son buenas fuentes alimentarias la levadura de cerveza, el germen de trigo, las nueces y las semillas de girasol. También pueden tomarse en forma de suplementos.

Menos grasas: Aunque no hay pruebas científicas que lo confirmen, existen sospechas de que los embutidos y la carne de cerdo en general, el chocolate, la mantequilla y otros productos favorecen al acné.

Menos lácteos:  Un estudio realizado en la Universidad de Harvard reveló que las adolescentes que consumen más leche de vaca aun siendo descremada, tienen mayor riesgo de padecer acné. La causa posiblemente sea el efecto metabólico de las proteínas de la leche y los residuos de hormonas que suele contener la leche.

Cuidar la piel para evitar el Acné

evitar el Acné
Imagen de: Pinterest.com

Cuidar la piel de la cara teniendo en cuenta estas sencillas normas de higiene, puede evitar que se desencadene el acné en una piel predispuesta.

No tocarse los granos: Para evitar el acné evita estrujar los granos porque esto puede aumentar la inflamación y extenderse la infección.

Cuidado con el maquillaje: Los maquillajes grasos elaborados con aceites o lanolina, obstruyen los poros de la piel por donde desembocan las glándulas sebáceas. Esta obstrucción favorece el acumulación de grasa en las glándulas, dando lugar a los granos del acné.

Usar cosméticos sin grasa: Para evitar el acné procura usar pocas cremas grasosas o artículos para la cara para evitar el contacto de agentes extraños en la piel y no obstruir los poros.

Lavar la cara: Lavar la cara suavemente dos o tres veces al día con jabón no irritante, enjuagando bien con agua templada o fría para eliminar el jabón.

Te recomendamos leer: ¿Cómo tener un rostro perfecto?

Leave a Comment