Comprar una casa o alquilar un departamento sin amoblar representa un nuevo inicio, una oportunidad y sin duda un reto. Mantener un hogar desde 0 y amoblarlo es algo que puede sonar sencillo. Sin embargo, existen tantos estilos, diseños y muebles que puedes utilizar como ejemplo para la decoración de tu nuevo hogar. Un consejo muy útil al momento de rediseñar un interior es seguir las tendencias, por ese motivo, a continuación te traemos las tendencias más populares en decoración de hogares.

  • Estilo eléctrico

Lleno de colores vibrantes y muebles con diseño de épocas antiguos, se trata de una combinación entre lo retro y lo moderno, gracias a la utilización de tonos brillantes y un ambiente muy iluminado, junto con muebles vintage. Sin duda un estilo bastante juvenil y creativo.

  • Estilo minimalista

En este estilo predomina la simplicidad, se basa en el pensamiento de «menos es más», por lo que se trata de un estilo económico que puedes utilizar para iniciar con la decoración de tu hogar, ya que luego puedes añadir más elementos y colores para transformarlo en un estilo totalmente diferente.

  • Estilo bohemio

Aquí predominan los colores cálidos, marrón, rosa, naranja, rojo. Además de los materiales naturales, como lo son madera, lana y algodón. Es un estilo en el que harás uso completo de tu creatividad, adquiriendo muebles tejidos y demás elementos que conecten con tu lado natural, logrando un resultado muy acogedor.

  • Estilo vintage

Un estilo bastante popular, el cual se aplica también a la moda, se trata de la utilización de elementos cuyo diseño luce antiguo. En este estilo resaltan los muebles de madera y los colores derivados del marrón. Sin duda algo más conservador que le brindará seriedad al ambiente de tu hogar.

  • Estilo industrial

El estilo más moderno de todos, las personas que decoran con este estilo están buscando la forma de obtener un ambiente sobrio y muy moderno. A diferencia del minimalista, aquí se incluyen más detalles y elementos, de entre los cuales destacan la madera, el metal y el cemento.

Fuente: ActitudFem