La copa menstrual es una alternativa a las toallas sanitarias y tampones que llegó a revolucionar el pensamiento de muchas mujeres alrededor del mundo. Con forma de una pequeña copa como su nombre lo indica, la copa menstrual sirve para recolectar el sangrado. Además, es considerado un sustito muy ecológico, ya que a diferencia de las toallas regulares y tampones, puedes usar tu copa menstrual durante años antes de tirarla.

Es totalmente segura para tu cuerpo, ya que está fabricada con silicona quirúrgica, por lo que no tendrás ninguna reacción adversa durante su uso. Para volverla a utilizar solo tendrás que lavarla y posteriormente hervirla en agua, luego estará lista para volver a usarse. Aunque lucen algo pequeñas, pueden almacenar el sangrado de tu menstruación durante 12 horas. Un mito que rodea a la copa menstrual es que es bastante incómoda, sin embargo, según el testimonio de un sinnúmero de mujeres, una vez la colocas es tan cómoda que hasta olvidas que está allí.

¿Cómo colocar la copa menstrual correctamente?

La principal razón por la que muchas mujeres evitan usar la copa menstrual debido a que su uso es algo complicado. La realidad es que sí se complica las primeras veces, pero luego de que te acostumbras es pan comido. Incluso más fácil que ponerte un tampón.

  • Lo principal es siempre buscar la forma más cómoda, puede ser recostada, en cuclillas o con una pierna sobre la bañera. Sin embargo, si recién estás aprendiendo, lo mejor será que lo intentes agachada en la ducha.
  • Con el dedo índice plegarás la copa hasta lograr la forma de una letra C o V.
  • Evitando perder la forma que colocaste con tu dedo índice, introduce la copa en tu vagina lo más profundo posible. Pero atenta, procura siempre poder tocar la base de ella con tus dedos.
  • Una vez estés segura de su colocación, suéltala y si todo resultó bien sentirás un «pop», eso significa que se creó el efecto de vacío en tu vagina.

Fuente: SerPadres