Existe una duda colectiva entre muchas mujeres, la cual las inquieta y se trata de correr en ayunas. Eso ha resultado para muchas como la solución para reducir esos kilitos de más. Sin embargo, a muchas otras no las termina de convencer. Todo surge por la creencia de que al dormir los niveles de hidratos de carbono en el hígado se disminuyen. Lo cual, al momento de realizar actividad física, obliga al cuerpo a utilizar las grasas, ya que sería la única fuente de energía disponible en el cuerpo. Lamentablemente esta información no está confirmada por médicos o nutricionistas.

Desventajas de correr en ayunas

La principal desventaja de correr sin haber desayunado es que el cuerpo no cuenta con los recursos para obtener energía, por lo que en ciertos casos comienza a destruir la masa muscular. Lo cual es contraproducente si lo que estás buscando es aumentar tu musculatura. En caso de que desees correr para aumentar tus resistencias, hacerlo sin desayunar está contraindicado. El motivo es que al tener los niveles bajos de glucógeno, no rendirás como normalmente lo haces.

¿Algo bueno de correr en ayunas?

En este caso quienes son capaces de observar resultados son los deportistas, pues su cuerpo ya está previamente entrenado y ya responde a este tipo de circunstancias por sí mismo. Además de que puede ayudar a acelerar su metabolismo, incluso mejor si es a tempranas horas del día (madrugada). Sin embargo, no existe nada médicamente comprobado, todo es basado en experiencias propias de deportistas.

¿Cuándo es posible correr sin haber desayunado previamente?

No debes correr sin desayunar si te encuentras en medio de un entrenamiento de velocidad, pues lo más probable es que no rindas como sueles hacerlo. Además de que puedes llegar a experimentar episodios de mareos debido a la falta de energía. Por otro lado, si lo que buscas es bajar de peso, puedes optar por este método. Sin embargo, ten en cuenta que no es algo que debas hacer diariamente, repítelo únicamente en función a tu salud y resistencia.

Fuente: Bezzia