embarazada en la playa
Imagen de Telva.com

Si con tu embarazo te preocupa el tipo de alimentos que puedes consumir en esta temporada playera, entérate sobre los productos que podrían ser perjudiciales para ti y tu bebé, así como de los que te conviene consumir durante la gestación

Llegó la temporada de playa, empacas las maletas y llevas todo lo necesario para disfrutar unas vacaciones junto a tu familia. Quieres divertirte, después de varios  meses de cuidado en tu embarazo, pero te preocupan las comidas que vas  a ingerir, porque si te descuidas,  estas pueden afecten al  bienestar de tu hijo. Tienes razón.

embarazada en la playa
Imagen de Telva.com

Para que dejes de tener miedo sobre qué comer y qué no cuando estás embarazada en la época playera, Consejos Mujeres  consultó  a  especialistas en nutrición y medicina general, además de testimonios de féminas en estado de gestación, quienes proporcionan información valiosa sobre las cosas que NO  puedes comer  y  las que SÍ  en esta temporada. Hicimos una lista, que presentamos a continuación.

Lo que No puedes comer:

1.      Pescado azul. Según Gabriela Jordán, especialista en nutrición, este producto marino  no es dañino del todo,  pero sí es  importante determinar las cantidades y la frecuencia con que se lo consume semanalmente. “Se ha observado que los niveles elevados de mercurio en el embarazo no son buenos para la salud. Los riesgos de consumir este tipo de pescado dependen de los niveles del mercurio que tenga y  la cantidad que se coma semanalmente”, explica Jordán. “Es por eso que la FDA (Food and Drug Administration) Agencia de Alimentos y Medicamentos en Estados Unidos  y la EPA (Environmental Protection Agencia) Agencia de Protección ambiental de dicho país,  recomiendan que las mujeres embarazadas, así como a los niños pequeños, no deberían consumir  carne de tiburón, pez espada, caballa y mero”, explica.

2.      Pescado crudo. Los antojos que dan durante el embarazo suelen ser muchos, pero se deben evitar algunos como el sushi,  ya que este plato contiene gran cantidad de mariscos crudos. “Es peligroso que la gestante coma mariscos o  pescados crudos, ya que puede ingerir bacterias que a su vez pueden causar salmonelosis, una intoxicación alimentaria causada por alimentos contaminados, aunque esta no solo se presenta a la hora de comer productos crudos sino también cocinados. Se recomienda comer en casa o en lugares donde se tenga la seguridad de que se respeten las normas de higiene”, indica Jordán.

3.      Mariscos. Según Gonzalo Saguay,  médico general y pediatra,  el consumo excesivo de platos que contengan diversidad de mariscos  puede ser perjudicial  para la salud del bebé.  “En exceso no se pueden comer camarones, cangrejos, ya que tienen mucho fósforo y pueden producir retrasos en el desarrollo del crecimiento del niño”, explica Saguay.  La nutricionista Jordán sostiene que el  consumo de estos productos  puede darse de manera moderada. “La FDA y la EPA recomiendan consumir dos veces por semana 170g de variedad de mariscos como los camarones, tilapia, salmón, langosta, calamares, atún en lata, cangrejos, sardinas.  También puede comer dorado y corvina, pero en menor cantidad y frecuencia”, indica.

4.      Comidas que contengan grasa. Es importante evitar consumir comidas que contengan frituras o grasas. “La gestante debe cuidarse en las comidas, ya que  es estímulo para las contracciones del colon y por lo tanto  puede empeorar la salud de las mujeres que tienen el síndrome del intestino irritable. Hay  que eliminar las salsas de carnes grasosas, alimentos fritos y aceites para ensaladas”, explica Saguay.

5.      Comidas ambulantes. En la playa encontramos comidas rápidas vendidas por personas que las preparan en casa, pero ¿qué tan seguros son estos alimentos?  “Los tipos de alimentos elaborados en manera casera y vendidos sin registro sanitario, como empanadas o choclos cocinados, están expuestos al aire libre y a altas temperaturas, por lo que son dañinos para la gestante, ya que no son cien por ciento seguros. No hay que arriesgarse”, concluye Jordán.

 

Lo que SÍ puedes comer:

6.                  Productos congelados o enlatados. Ivonne Sánchez, de 29 años, asegura que para una buena alimentación y nutrición para su bebé, evita consumir productos industrializados. “En mi embarazo trato de no comprar o comer cosas enlatadas  porque tengo temor a que por ser un producto guardado afecte en algo a mi hijo”, afirma Sánchez.  No obstante, la nutricionista Jordán desmiente que estos alimentos pueden ser dañinos. “Es a veces preferible comprar en el supermercado los productos congelados, que tienen un excelente proceso de conservación y tienen los mismos nutrientes que el pescado fresco, pero sobre todo hay  que percatarse de que tengan las normas de higiene”, explica Jordán

7.      Frutas y verduras.  Es bueno que consumas frutas en la plata, ya que son alimentos que hidratan y nutren el cuerpo. “Es primordial  comer muchas frutas, verduras, legumbres,  porque son  productos ricos en  vitaminas, minerales, fibra y sustancias con acción antioxidante”, explica Saguay.

8.      Hidratación. Si vas a almorzar  en la playa es necesario que tomes bebidas frescas, que hidraten sin causar malestar o intoxicación. “Para mantenerte bien hidratada es bueno tomar agua como mínimo 6-8 vasos al día. También puedes tomar agua de coco natural y tratar de evitar las colas y bebidas demasiado azucaradas”, indica Jordán.

9.      Alimentación balanceada. La nutricionista Jordán recomienda  a las mujeres embarazadas una alimentación saludable que consiste en tres comidas importantes: desayuno, almuerzo, cena y si es necesario dos refrigerios. “En el  desayuno puede comer pan o galletas y una porción de fruta.  En el almuerzo trate de consumir  una porción de pescado combinado con  arroz o verduras,  y en la cena sánduches o comidas más ligeras. También los refrigerios  en los que puede tomar un  vaso de agua de coco o pan dulce”, explica la nutricionista.