Toda madre tiene por naturaleza el derecho a llevar la lactancia a su manera, libre, sana sin ser mal vista. Sin embargo, a pesar de que nos encontramos en el siglo 21, la desinformación juega un papel importante en este aspecto, por lo que perjudica a muchas madres primerizas, e incluso a aquellas con experiencia.

Existen muchos mitos sobre la lactancia que afectan la experiencia de cada mujer, la mayoría de estos son falsos. Por lo que a continuación nos encargaremos de desmentir algunos, ya fue suficiente de vivir siempre bajo preceptos impuestos. Lo mejor que puedes hacer por ti misma es mantenerte informada, por tu bien y el de tu bebé.

Mitos comunes sobre la lactancia

  • Todo recién nacido debe ser obligatoriamente amamantado cada 3 horas. Este mito es común, sin embargo, la realidad es que el proceso de lactancia es libre y no lleva horario. Cada bebé es diferente, por lo que no se puede imponer un horario general para todos.
  • Amamantar duele mucho. Dar de lactar a tu bebé no tiene porqué doler, todo lo contrario, ofrece una sensación única de conexión entre tú y esa personita que cuidas con todo tu corazón. En caso de que sientas dolor al amamantar, es porque no existe un correcto agarre del bebé al pezón.
  • Después de un año la leche materna pierde todas sus propiedades. Esto no es más que falso, ya que no importa el tiempo que pase, la leche materna ofrecerá al bebé todos los nutrientes y anticuerpos necesarios para mantenerse sano.
  • No todas las madres producen leche suficiente. Otro mito falso, ya que todas las madres son capaces de producir suficiente leche para alimentar a su angelito. Sin embargo, existen casos en los que por cuestiones patológicas se detiene la producción de leche en las madres.
  • Consumir picante, pastas o semillas afecta la calidad de la leche materna. Este mito aunque es falso, hay algo que se debe recalcar. Y es que depende mucho de la dieta de la madre, pues la misma debe contener todos los alimentos para poder tener una alimentación sana.

Fuente: Siempre Mujer