La keratina es sino un tratamiento progresivo que, mediante la acción del calor (secadora y plancha), reestructura la capa más externa del cabello, sella las  cutículas y puntas produciendo un efecto de alisado innegable. Entérate en este artículo sobre algunas de las creencias más comunes sobre este procedimiento y descubre si son ciertas o no.

Acabaste de ver un comercial sobre la keratina y te llamó la atención porque escuchaste que si te lo aplicas, este producto hará que luzcas un cabello totalmente alisado desde la raíz hasta las puntas. Sin embargo, tienes dudas de su origen y uso, porque te has fijado que no a todas quienes se hacen el “alisado” les queda igual. ¿Te identificas con este tema? ¿Quieres una explicación detallada del producto? Si es así, este es un artículo escrito para ti: Consejos Mujeres realizó una investigación al respecto, consultando a tres especialistas que señalan los mitos más comunes y definen las verdades que circulan por las peluquerías sobre el tratamiento de la keratina.

Yessenia Vargas, escultora de cabello especialista en extensiones; Carol Vera del Valle, asesora de imagen; y Miguel Ordóñez Taco, médico dermatólogo especializado en afecciones de cuero cabelludo, son los expertos entrevistados, quienes coinciden en que una incorrecta aplicación de la keratina puede generar consecuencias graves en el cuero cabelludo y en la salud de las personas. Todos concuerdan en que estas consecuencias dependen de la utilización del producto adecuado y las condiciones del cabello,  es decir, si está sano o no, además de su tipo: tinturado o decolorado y de mantener o no la higiene capilar utilizando los tratamientos que recomienda el estilista.

Antes de que te hagas un alisado es necesario que sepas lo que significa la keratina y las sustancias químicas que contiene este producto. El ya mencionado dermatólogo Miguel Ordoñez advierte: “El boom del alisado se generó hace veinte años atrás, con una serie de tratamientos alisadores de alta y baja concentración de formaldehido”. Si se están preguntando qué diablos es el formaldehido, pongan atención: “Más conocido como formol, es una sustancia tóxica altamente volátil e inflamable que posee un olor penetrante que se disuelve con el agua y es utilizado por distintas industrias como un alisador para el cabello”. Si se quedaron estupefactas, aún hay más: “actualmente, este producto se comercializa bajo distintos nombres en el mercado, como Alisador Japonés, Alisador Marroquí, Keratina Brasileña, Keratina de Chocolate, entre otras, pero en sí, todos son y sirven para lo mismo”, explica Ordóñez.

Pero no se preocupen (tanto), que sí hay una forma segura de usar estos tratamientos. Según los expertos consultados, es indispensable que los tratamientos alisadores a base de formol se apliquen bajo la concentración permitida según el uso de productos cosméticos, que es del 0,2% para que no produzca contraindicaciones, tanto en las personas que manipulan el producto como en quienes se lo hacen.

El dermatólogo consultado sostiene que los estilistas que manipulan estos productos deben tener especial cuidado, porque si estos contienen una concentración superior a la permitida son ellos los que más podrían resultar perjudicados, teniendo la posibilidad de sufrir problemas a niveles dérmicos y respiratorios, como bronquitis, alergias, neumonía y laringitis. Por su parte, las personas que se hacen el alisado con productos que sobrepasan la cantidad permitida de formol pueden presentar afecciones en el cuero cabelludo, como irritación en la piel, dermatitis, resequedad en el cabello, caspa y caída del cabello.

Ahora que sabes que no todo es color de rosa con la keratina, o que debes tener más cuidado con su uso, prepárate para leer algunos mitos y verdades comunes en las peluquerías y centros de estética…

MITOS

Si te haces el tratamiento con keratina de todas formas tendrás que seguir utilizando la plancha de cabello para quedar completamente lacia y que no te reaparezca el frizz. Falso. Una vez que te haces el alisado con keratina ya no requieres de la plancha ni de la secadora de pelo porque la keratina actúa sellando y petrificando la cutícula que se encuentra abierta en el cabello, causando el efecto liso.

Puedes ingresar al mar y mojarte con el agua salada tu cabello que está alisado, sin provocar ningún problema. No debes hacerlo, la keratina está compuesta por una serie de sustancias químicas como aminoácidos, lípidos, vitaminas y baja concentración de formol; el agua salada hace perder estos elementos y produce deshidratación en tu cabello.

La keratina no solo sirve para alisar el cabello sino para hacerse ondas. Negativo. Por el momento, solo existe en el mercado este tratamiento como un alisador para el cabello. Ahora, si tu pelo es ondulado en las puntas lo que sí puede hacer tu estilista es que cuando esté en el proceso de la aplicación del producto, una vez que esté secando el cabello, puede moldearlo con la plancha para crear este estilo.

Su efecto es para siempre. Falso. El alisado en el cabello no dura para toda la vida, el tiempo máximo a durar un tratamiento de keratina es de doce semanas, ya que el cabello se encuentra sometido a lavados frecuentes y es por eso que su efecto va disminuyendo. Si te dijeron que el alisado se prolongaría por más de 6 meses, ten cuidado, quizás contenía una alta concentración de formol.

Después del alisado con keratina puedes lavarte el cabello con cualquier tipo de producto. Mentira. Así como cambió el aspecto de tu cabello, debes hacer un cambio total de los productos que tenías en casa, ya no podrás usar el mismo shampoo, mucho menos el acondicionador de siempre.  Debes contar con un shampoo libre de sulfato, un tratamiento capilar y un hidratante.

VERDADES

El alisado con keratina ayuda a controlar el cabello que es ondeado o crespo. Así es, el tratamiento de la keratina a través de los diferentes componentes que posee y por medio del proceso térmico que se emplea (secador o plancha) consigue un perfecto alisado en el cabello, desaparece el frizz, produciendo un aspecto de brillo y mayor elasticidad en el pelo.

No se puede teñir el cabello después del alisado. Si te quieres aplicar color, lo más recomendable es que lo hagas antes de someterte al procedimiento, porque el tinte va a producir que nuevamente las cutículas del pelo se abran para que se cubra la coloración de raíz a punta, por lo que la keratina va a tender a deslavarse y su efecto desaparecerá.

Si tu cabello es tinturado y te haces el alisado con keratina este hará que tu pelo se te aclare. Es verdad, el tratamiento de la keratina consiste en un proceso térmico, es decir que requiere de calor, además posee de sustancias químicas fuertes, por lo que van a hacer variar el tono de tu cabello. Sin embargo, los especialistas indican que esto dependerá del contenido del formol del producto.