No es de extrañarse que un niño de entre 0 y 3 años muerda tanto objetos, como a personas. Esto se debe a que al no poder comunicarse o expresarse verbalmente, tienden a utilizar otras formas para comunicarse. Las cuales son suelen ser tan agradables, pues incluyen arañazos, mordiscos, gritos, entre otros.

Lo primero que debes encontrar es la razón por la que tu hijo muerde, además de entender que no lo hacen por maldad. Ya que al no poder hablar su única forma de expresarse es mordiendo y realizando otras prácticas. Por ello, también es importante que les enseñen que morder no es la mejor manera de hacerlo. En otras ocasiones, los niños muerden debido a acontecimientos muy impactantes en su vida, los cuales pueden ser la llegada de un nuevo miembro a la familia o la partida de uno. Por eso los padres deben estar muy atentos a cualquier cambio de actitud en sus hijos.

  • Sé claro y no confundas a tu hijo

En ciertas ocasiones, los adultos juegan a dar pequeños mordiscos a sus niños, por lo que ellos suelen tomarlo como un juego inofensivo y que pueden practicar con todo el mundo. Sin embargo, ese malentendido puede llegar a provocar situaciones complicadas en un futuro. Por ese motivo, es muy importante que sepas dejar en claro cuando estás jugando y que no puede morder a todo el mundo. Incluso si se llega a crear una situación graciosa, debes ser firme y hacerle entender que está ma.

  • No seas permisivo, la firmeza ayudará a que tu hijo entienda mejor

Es necesario que lo regañes en caso de necesitarlo, cualquier conducta indebida debe tener sus consecuencias.

  • Gritarles o castigarlos no es la mejor opción

Existen técnicas de enseñanza que sirven mucho para evitar malas conductas en los niños, los golpes y gritos no sirven para corregirlos. Mas bien lo que lograrás con eso es un sentimiento de desconfianza y miedo hacia ti, recuerda que somos personas y nos podemos equivocar, por eso como padre debes estar pendiente de ayudarlo a entender cuando haga algo mal.

Fuente: SerPadres