chia
Imagen de: Kreaeko.net

 

chia
Imagen de: Kreaeko.net

La chía es un alimento que por más de 500 años fue consumido por los aztecas, mayas, tehuantepecs e indios; es una planta llena de propiedades, nutrientes, vitaminas y proteínas que durante este 2014 ha llamado la atención de millones de personas e incluso ha sido catalogada como «el alimento del año».

¿Qué es la chía?

Ideal para bajar de peso debido a sus propiedades para saciar el hambre; la chía es una gran fuente de fibra natural que permite al organismo nivelar la cantidad de nutrientes:

La chía contiene:

  • Omega 3 ácidos grasos y omega 6 (2 cucharada de semillas de chía proporcionan más de 5 gramos de ácidos grasos omega-3, que es mucho más que un plato de pescado).
  • Proteína (2 veces la proteína de cualquier otra semilla)
  • Fibra
  • Vitaminas
  • Minerales (hierro, boro, potasio, calcio, fósforo)
  • Antioxidantes

La chía para bajar de peso

Da energía y proteínas: La chía es uno de los poco alimentos naturales que proporciona proteína completa, aproximadamente 4 gramos por porción de la onza. La proteína completa incluye 9 aminoácidos que nuestro cuerpo necesita.

Remedio contra el estreñimiento

La chía se descompone fácilmente en nuestro organismo al tiempo que sus nutrientes son digeridos y asimilados rápidamente. La fibra se podría comparar a una escoba, ya que ayuda a que el tracto digestivo expulse todos los desechos que tiene dentro. La cantidad de fibra que posee esta semilla hace que el cuerpo no tenga hambre tan rápido y por ende se baja de peso.

Regula los niveles de azúcar en la sangre.

Cuando la chía es consumida en agua o jugo produce un gel que es favorable para las personas que pretenden bajar de peso, pero ¿por qué?

Este gel crea una barrera física entre las enzimas digestivas que descomponen los hidratos de carbono, en palabras más sencillas, ¡No tendrás hambre ni antojos en la noche!

chía
Imagen de: Eleconomista.es

 

¿Cómo se come la Chía?

Su sabor no es desagradable por ello puedes comerla de varias maneras:

  • Mezclarla en tus batidos.
  • Mezclarlas con jugo de naranja o cualquier otro.
  • Mezclarlas con leche de almendras (o leche regular) para hacer un pudín
  • Agregarlas en pan, bollo, galletas o cualquier bocadillo.
  • Espolvorearlas en yogur, cereales, avena, o ensaladas.
  • Agregarlas al agua que tomas.

 

Recomendamos leer: Conoce más sobre el cáncer de mama