Un par de madres se encontraban reunidas, cuando otra les hace una pregunta muy interesante, ¿Tendrían otro hijo?, su respuesta fue muy directa, no. La razón es porque consideran que tener otro hijo las retrasaría profesionalmente. Por lo que bastaba con el que ya tenían. Está muy claro que para ciertas madres, esa es una razón válida y de mucho peso, para evitar tener más hijos. Sin embargo, otras consideran que no se trata de algo que importe demasiado.

Existen muchos ejemplos de mujeres, que a pesar de tener hijos, no dejaron de lado su camino profesional. Melinda Gates, Indra Nooyi y Mary Barra, son solo algunos ejemplos. Pero, dejando de lado las grandes fundaciones o compañías internacionales, también existen otras mujeres que no dejaron que su obligación como madres las desplace de sus labores profesionales. Por ejemplo, hay muchas madres que ejercen puestos administrativos en universidades, las cuales ganan muy buen dinero.

Un trabajo no remunerado…

Ser madre y ama de casa es un trabajo muy pesado, ya que comienza desde que te despiertas y termina justo cuando vas a la cama. No tiene días feriados, ni vacaciones, tampoco estarás libre los fines de semana. Sin embargo, la posibilidad de mantener la armonía y equilibrio de tu hogar, además de brindar toda la atención y apoyo a los hijos, es más que suficiente para muchas madres alrededor del mundo. A eso le podemos sumar que muchas madres trabajan y mantienen el hogar al mismo tiempo. Esto se dificulta ya que en los trabajos se suele exigir mucho a los trabajadores comunes. Por el contrario, si ocupas un puesto alto, el riesgo es que no cuentas con un horario fijo, por lo que podrían surgir diligencias, mientras en tu hogar realizas otras tareas.

Fuente: InformaBTL