Muchas madres admiran lo lindo que se ven dos hermanos vestidos iguales, por ello muchas marcas de ropa lanzan líneas que apuntan precisamente a eso. Incluso hay muchos ejemplos en internet sobre ideas de cómo vestir iguales a tus hijos. Sin embargo, esto es algo que, a pesar de verse muy bien, trae consigo algunas desventajas. Por ese motivo, a continuación te presentamos las ventajas y desventajas de vestir iguales a tus hijos.

Ventajas

  • Vestir igual es cómodo, además de que te evitará pensar en distintos conjuntos para comprara tus niños. Incluso podrás sacar provecho de las ofertas 2×1 en prendas.
  • Es más práctico, ya que al vestir iguales se ensucian prendas de colores similares. Por lo que al momento de lavar la ropa, se vuelve más sencilla la separación de la misma.
  • Para los niños, los hace sentir que pertenecen a algo, en este caso a un grupo. Vestir de manera similar en una familia provoca en los niños un sentimiento de pertenencia.
  • Lucen adorables.

Desventajas

  • Cada niño es diferente, con distintas personalidades, preferencias y gustos. Por ello, vestirlos igual y en contra de su voluntad podría provocar problemas en su forma de ser.
  • Afecta al autoestima e individualidad de los pequeños, ya que cada uno debe tener atención por separado.
  • Es posible que a los mayores no les agrade mucho la idea, por lo que debes evitar obligarlos.

Lo mejor para evitar cualquier tipo de problema es primero consultar con tus niños y pedir su opinión antes de decidir su vestimenta. Es importante reconocer cuando te emociona más a ti que a ellos.

Fuente: SerPadres