novio
Imagen de: noviosfalabella.com

Hay un mito alrededor de las bodas: se dice que es la mujer la que quiere casarse, mientras el novio –a pesar de ser el que propone matrimonio la mayoría de veces- es el que teme comprometerse y, si fuera por él, viviría con el estatus de ‘enamorado’ toda su vida. Es un mito, nada más. Porque sí, también existen hombres que quieren casarse por iniciativa propia. Como también, suponemos con cierta dosis de seguridad, que asimismo hay mujeres a las que les aterra el compromiso ‘hasta que la muerte los separe’. ¿Verdad?

Entonces, no más prejuicios. Cada persona es diferente y al hablar de ‘los hombres’ se está cometiendo el grave pecado de generalizar. Lo decimos porque, después de un breve sondeo entre hombres de 25 hasta 35 años, nos hemos dado cuenta de que pocos coinciden en la idea de que hay un momento justo generalizado para proponer matrimonio. Ante la pregunta de cuándo estarías listo para casarte, cada consultado tuvo una respuesta diferente, aunque muchos mencionaron al factor económico como prioritario.

En consecuencia, declarando explícitamente que no se puede generalizar en un tema tan delicado como este, si tuviéramos que encontrar un denominador común entre los hombres y la idea de cuándo estarían listos para casarse tendría que ser la solidez económica. Respuesta consciente, al menos. En fin, a continuación las contestaciones más interesantes de los encuestados que respondieron la pregunta: ¿Cuándo estarías listo para casarte?

Recomendamos leer: La vida con mis suegros

El novio y el matrimonio

novio
Imagen de: weddbook.com

Héctor, 26 años. Cuando lo que sienta por mi pareja se alinee con las metas de mi vida. Es decir, cuando sienta que ella es parte de un plan a largo plazo que me permitirá ser feliz. Una vez que acepte eso, estaría bien comprometernos, si ella siente lo mismo por supuesto, pero el momento de la boda tendría que ser cuando podemos sostener una casa nosotros solos.

Víctor, 28 años. Cuando tengas la solvencia económica y un lugar donde instalar tu nuevo hogar. Además, tienes que estar seguro de que ella sea la persona con la que quieres estar cada día de tu vida. Y sobre todo cuando sientas que ya has disfrutado lo suficiente de tu soltería. Este factor es muy importante, porque de lo contrario podrás enfrentarte a dudas en el futuro.

Andrés, 25 años. Yo creo que te das cuenta de que estás listo para casarte cuando todo lo que no sea tu pareja empieza a interesarte menos. Es decir, cuando te gusta más quedarte en casa viendo una peli con ella que salir de farra con tus amigos. Eso son síntomas, porque comportamientos como ese advierten que ella es tu compañía prioritaria.

Armando, 32 años. Cuando tenga un trabajo estable y una segunda opción económica, es decir, cuando haya empezado la transición de ser empleado a ser dueño de una compañía. Cuando sienta que ya es hora de dejar de vivir solo y de permitir que mi familia, o sea mis padres, pasen a ser la segunda familia más importante de mi vida, después de la que empiece a formar.

Bernardo, 29 años. Tiene que ver con la familia, creo. Estaría listo para casarme cuando sienta que su familia es la mía y vea que ella siente lo mismo con respecto a mis padres y hermanos. No podría casarme antes de eso, de que ella tenga una opinión aceptada en las dinámicas de mi casa y cuando a sus padres también me incluyan y acepten en sus costumbres familiares.

Esteban, 31 años. Cuando lo haya conversado tanto con mi novia que ya sea un tema normal, que no nos genere miedos, sino que sea uno más de nuestros planes a futuro. Porque opino que eso es lo fundamental, la planificación, una boda debe ser algo discutido y planeado, pero no solo hablo de los detalles de la ceremonia, sino del cómo seremos cuando durmamos juntos cada día.

Juan, 25 años. Estaré listo para el matrimonio cuando sepa que ya no quiero a ninguna otra mujer en mi vida. Cuando sienta que mi novia es la última chica con la que quiero estar, que no me interese nadie más porque ella me satisface en todos los aspectos. Solo ahí pensaría en casarme, aunque después tendría que ver si tenemos suficiente dinero para vivir juntos.

Luis, 25 años. Podría casarme cuando sienta que estoy listo para asumir un compromiso que no necesariamente debe durar toda la vida, porque es posible equivocarse, pero al menos que esté consciente de que me hará feliz a mí y a mi novia. Y para que esto sea posible es necesario que tengamos algo de estabilidad económica y conocernos suficientemente bien como para no odiarnos por cosas mínimas del día a día.

Leer también: “Ella amará a otro hombre”, una verdad hecha poesía