Ya estamos a nada del día de las madres, y hay que celebrarlas como Dios manda. No hay nada mejor que recordarle a nuestras madrecitas lo importante que son para nosotras. Que gracias a su ejemplo y lucha diaria nos convertimos en lo que somos ahora. Además de recordarles que el espacio que tienen en nuestro corazón no puede ser reemplazado por nada. No existe amor comparable al de una madre, porque se trata de un amor sincero, sin barreras y que lo perdona todo. Que ve siempre por el otro y nunca lo deja desamparado.

Si lo que deseas es dedicarle un poema a tu hermosa madre, este lugar es para ti. Esto se debe a que, a continuación, te traemos los mejores poemas para dedicar en el día de las madres y mostrarle todos los sentimientos hermosos que tienes gracias a ella.

Palabras a mi madre – Alfonsina Storni

No las grandes verdades yo te pregunto, que
No las contestarías; solamente investigo
Si, cuando me gestaste, fue la luna testigo,
Por los oscuros patios en flor, paseándose.

Y si, cuando en tu seno de fervores latinos
Yo escuchando dormía, un ronco mar sonoro
Te adormeció las noches, y miraste, en el oro
Del crepúsculo, hundirse los pájaros marinos.

Porque mi alma es toda fantástica, viajera,
Y la envuelve una nube de locura ligera
Cuando la luna nueva sube al cielo azulino.

Y gusta, si el mar abre sus fuertes pebeteros.
Arrullada en un claro cantar de marineros
Mirar las grandes aves que pasan sin destino.

Poema para una futura mamá – Anónimo

El milagro de la vida
se está produciendo en tu cuerpo.

El milagro de tu cuerpo
gestando no deja de sorprenderte.
Cada instante de estos nueve meses son un milagro.

El momento en que conozcas ese milagro,
será, sin dudas, el momento de tu vida.

Ese momento que todos anhelamos.
Ese momento de la felicidad perfecta.
Tu cuerpo es ahora el hogar de tu bebé.

Ese cuerpo se preparó
desde tu propia gestación
para este momento.

Cada una de las células de tu cuerpo
sabe lo que debe hacer.
Tú sólo debes cuidarlas y escucharlas.

No temas pedir ayuda,
no temas decir no sé, no temas decir tengo miedo,
no temas decir no voy a poder,
porque desde tu seno
escucharás la voz de tu hijo
diciendo: los dos vamos a poder.

Y cuando sientas la tibieza
de su cuerpecito en tu pecho,
el milagro de la vida habrá concluido
para dar comienzo al
milagro de ser madre.

Enseñarás – Madre Teresa de Calcuta

Enseñarás a volar…
pero no volarán tu vuelo
Enseñarás a soñar…
pero no soñarán tus sueños.

Enseñarás a vivir…
pero no vivirán tu vida
Enseñarás a cantar…
pero no cantarán tu canción

Enseñarás a pensar…
pero no pensarán como tú
Pero sabrás
que cada vez que ellos vuelen, sueñen,
vivan, canten y piensen

¡Estará en ellos la semilla
del camino enseñado y aprendido

Fuente: ActitudFem